La historia de Nintendo: Nivel 2

LOAD GAME

En anteriores episodios de Entiende a Nintendo:

Yamauchi: -Nintendo por qué, pero voy a montar una empresa de cartas.

Japoneses: -Cartas, cartas, dubidú, si no las quieres, allá tú.

Mafiosos: -Póngame diez millones de barajas.

Yamauchi: -Hale, ya me da para ir a Benidorm, que otro siga con el tinglao.

—————

Pues después de refrescar un poco la memoria, vamos a continuar con la historia de Nintendo justo donde la dejamos en la anterior entrega, es decir, tras la retirada en 1929 del presidente Fusajiro Yamauchi y saltándonos unos veinte añitos no muy emocionantes en los que Nintendo siguió haciendo cartas a la ídem bajo la dirección de Sekiryo Kaneda, yerno del anterior.

Vamos a 1949, cuando llegó a la presidencia de la compañía nipona el bisnieto del presi fundador, de nombre Hiroshi Yamauchi, con 21 añitos y por méritos propios (al anterior le dio un ataque al corazón y era el único varón de la estirpe nintendera que quedaba). Un poco moscas por la dedocracia por la que de repente un chavalín estudiante de derecho tomaba las riendas de la compañía, los trabajadores de Nintendo se pusieron en huelga. Demostrando que la de Derecho del Trabajo le había quedado para septiembre, Yamauchi resolvió el problema despidiendo a todo quisque.

Tras el porrazo de autoridad, Yamauchi le cambió el nombre a la compañía, que pasó a llamarse Nintendo Playing Card Company Limited, y se inauguró un período en el que controló con mando de hierro la compañía hasta que abandonara el cargo en 2002, que se dice poco.  Nintendo no lanzaría ningún producto si no pasaba SU control de calidad (ya os contaré lo de la Virtual Boy, ya).

Uno de los primeros éxitos de Yamauchi fue convertir a Nintendo en la pionera en lanzar naipes de plástico -propios de occidente- en Japón, y que los japonesitos se los compraran. Y es que ya hemos comentado que los juegos de cartas venían de tener una imagen no muy buena en Japón, y las barajas de plástico les sonaban a cosas pecaminosas como el póker.

En 1956, Hiroshi Yamauchi viaja a Estados Unidos para visitar la fábrica de naipes más importante del mundo, la United States Playing Card Company. Sus ojos rasgados se abrieron de par en par cuando descubrió que todo aquello se dirigía desde una pequeña oficina. Fue entonces cuando Yamauchi se dió cuenta de que tenía que ampliar su negocio, y empezó a barajar, nunca mejor dicho, ir más allá de los naipes.

Aparte de con una revelación, Yamauchi regresó de las Américas con una licencia de Walt Disney bajo el brazo. Poco después, Nintendo lanzó al mercado mazos de cartas con diseños de Mickey Mouse y compañía que incluían libretos con instrucciones para jugar a un montón de juegos para toda la familia, con lo que, como os podéis imaginar, se vendieron como rosquillas en Springfield (600.000 mazos en un año, limpia eso, lorito).

En otro de sus arrebatos dignos de la infame Tamara, Yamauchi le puso un nuevo nombre a la empresa: Nintendo Company Limited, a secas. Y es que los suculentos beneficios obtenidos en los anteriores años indicaron a Nintendo que era el momento de aventurarse en otros terrenos de negocios muy distintos al de los juegos de naipes y, ya de paso, salir a bolsa.

Así, entre 1963 y 1968, Nintendo lanzó al mercado cosas como arroz instantáneo en envases de plástico (tiembla, Mercadona), una aspiradora llamada Chiritory (que aparece como guiño en un minijuego del primer Wario Ware de Game Boy Advance, un juegazo), una compañía de taxis o incluso un Love Hotel, típico eufemismo japonés tras el cual se esconde un Motel Pili cualquiera (¿Nintendo, qué será lo próximo en enterarnos, droga en los cartuchos de NES?).

Tras el boom de los juegos olímpicos de Tokio en el 64 y el fracaso de todos los estrambóticos productos pergeñados salvo los juguetes, el ritmo de ventas de naipes descendió estrepitosamente y el futuro de Nintendo empezó a ser incierto.

Mientras tanto, en 1970, Gunpei Yokoi, un simple encargado del mantenimiento de las cintas de producción de cartas Hanafuda de Nintendo, se entretenía jugando con un brazo extensible que él mismo había fabricado sin saber que su papel sería clave en el futuro de la compañía. ¿Os suenan ciertas maquinitas que empiezan por Game… muchas de las cuales acaban por …Boy?

Guardamos aquí la partida, que esto se pone interesante.

——————————————————

Fuentes:

History of Nintendo

Anuncios

Acerca de Nacho Bartolomé

Periodista. Me gustan las palabras, los juegos y los juegos de palabras.

Publicado el 16 de noviembre de 2010 en Uncategorized y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 11 comentarios.

  1. jaja, como mola, no sabia yo que nintendo se dedico a vender casi de todo jaja, conocia lo de las cartas y poco mas.
    por cierto me encanta como esta redactado, se hace muy amena la lectura, y esos finales de intriga a lo 24 me matan jaja

  2. Cartas de plástico?? Cada vez me sorprende más aunque diré que me parece fatal que siempre dejes la historia en lo más interesante!! jaja

  3. Ay nintenderos, que antes que juegos, ofrecian señoritas de compañia…
    Deberian sacar en el futuro un juego de hanafuda para la wii xD
    Tengo ganas que llegue la epoca de los juegos…

  4. buenisimo lo de los mafiosos jajajaaja!

  5. ¡Gracias por los comentarios! Siento la tardanza entre actualización y actualización, pero me lleva bastante rato rebuscar todas las anécdotas y darle forma al texto para que no se haga un poco coñazo… a ver si para la semana que viene puedo ser más constante.

    Lo del arroz instantáneo no creo que fuera en polvo, xD, sino más bien parecido a esos botecitos de arroz Brillante que se hacen al microondas o a la plancha en un momento… si siguieran sacando comida, me haría Nintendariano sin duda 😦

    En cuanto a las cartas de Disney, pues es la única foto que he conseguido encontrar por ahí de cartas hanafuda Disney, y aunque Nintendo sigue fabricándolas, no sé si esas de la foto en concreto son nintenderas o de otra compañía, lo que está claro es que de mediados del siglo pasado no son, porque aparece Stitch… Gracias por el apunte, Copito.

    En cuanto tenga las Hanafuda de Mario que encargué nos podemos echar una partidilla en la facultad, xD

  6. Súblime entrada, como la anterior, pero reitero que te odio por dejarlo en el punto álgido. Con tanto producto, Nintendo parecía el LIDL de la época, no? Que tan pronto vende chocolate como destornilladores multiusos …
    Por cierto, las cartas esas de Disney molan mucho … son de hace poco esas en concreto, no? Porque me ha parecido ver a Stitch, que ese tiene pocos años de vida jeje. Me dan ganas de comprarme una =)
    Enhorabuena por la entrada! Y recuerda, no tardes mucho en actualizar 😛

  7. curradisimo, en serio ahora mismo lo twiteo o como se diga 😉
    no está reñida la política con el entrenimiento, No? http://zoompolitico.wordpress.com/

  8. Nunca hubiera dicho que el antecedente de los videojuegos era las cartas….

  9. Arroz instantáneo con envases de plástico, sin duda marco un antes y un después en el mundo del arroz.

  10. Yupiii! Un nuevo capítulo de la historia de Nintendo!!!!
    Virtual Boy? Que ye? que fabricaban arroz instantaneo? En polvo o como va eso? Me surgen cuestiones!!! 😛 Mercadona dominará el mundo!!!
    Como pasamos de Mickey Mouse al fontanero rechoncho??
    Sí me suena la Game Boy, me ha salvado de muchas horas de aburrimiento… de hecho su tataranieto me está salvando ahora de mis horas de aburrido reposo 😦

  1. Pingback: La historia de Nintendo: Nivel 3 | Entiende a Nintendo

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s